Liberarte del estrés es posible con 5 sencillas prácticas.

Liberarte del estrés es una necesidad de la que no nos podemos escapar en el siglo XXI. ¿Ya sabes cómo lidiar con el tuyo? Te proponemos algunas ideas.

1. Liberarte del estrés matando pendientes.

liberarte
Fotografía – Cortesía de Freepik Designed by creativeart / Freepik

El estrés cotidiano tiene varias causas, pero una de las que más suelen acentuarlo es la procrastinación. Cuando no haces algo que debes hacer, tu mente subconsciente puede traerte sentimientos de culpabilidad, tristeza o ansiedad. Estos sentimientos, en el caso de que no les hagas caso, pueden encender alarmas en ti para moverte a la acción: el estrés ha llegado y lo puedes utilizar a tu favor, o no.

Liberarte del estrés sería el objetivo obvio, pero ¿Cómo? Ciertamente el estrés provocado por postergar tareas se alivia cuando ejecutas dichas tareas. Al momento en que vas liberando pendientes, tu mente subconsciente detecta que ya no es necesario enviarte los mensajes que te envía. Al concluir aquello que estabas postergando empezarás sentirte mejor.

2. Respirando.

Registro
Respira con la mente y el cuerpo. Tu vida está a punto de cambiar con Ndikandií.

Parece un consejo muy trivial, pero no lo es. Para liberarte del estrés es importante que recuerdes que formas parte del reino animal (todos los humanos formamos parte de él) y de esta premisa hay varias lecciones que podemos aprender.

Cuando un animal está enojado, asustado o se prepara para atacar, huir o defenderse, su respiración cambia. Una respiración corta y acelerada busca inyectar con oxígeno los músculos para correr a gran velocidad o golpear con fuerza.

El estrés tiene el mismo efecto en los seres humanos: cuando algo te asusta, preocupa o angustia, tu respiración cambia.

Para liberarte del estrés, te puede ayudar mucho concentrarte en tu respiración: respiraciones profundas y conscientes en intervalos de 1 a 5 minutos le dirán a tu cuerpo que estás a salvo, que el peligro se ha ido o bien que lo puedes controlar.

¡No te olvides de respirar!

3. ¡Premiate a ti mismo!

masaje holístico
Foto de flor creado por jcomp – www.freepik.es

Es verdad que esforzarse y trabajar duro es de suma importancia. Sin embargo, la cultura del siglo XXI en el mundo nos enseña a buscar satisfacciones inmediatas todo el tiempo; satisfacciones que a veces nos provocan mayor ansiedad o nos distraen de lo que tenemos que hacer.

Si has detectado que hay actividades en tu día a día que te producen estrés, puede ayudarte mucho establecer recompensas para ti mismo que tú sepas que te ayudarán a sentirte mejor:

  1. Comer un snack nutritivo después de hora y media sentado frente al ordenador.
  2. Ver un capítulo de tu serie favorita si tienes que quedarte a comer en la oficina.
  3. Encontrarte el fin de semana con amigos que verdaderamente te hagan descansar con su conversación / o familiares con los que te diviertas mucho al pasar el tiempo con ellos.
  4. Permitirte dormir un poco más en fin de semana.
  5. Tomar un masaje relajante los viernes al llegar a casa.

4. Liberarte del estrés desde la mente.

observar tu cuerpo
Foto de negocios creado por yanalya – www.freepik.es

En occidente no estamos acostumbrados a meditar. Pareciera que es algo esotérico o religioso. Sin embargo, prestigiosas universidades como Harvard han realizado estudios que demuestran beneficios cuantificables en quien tiene esta práctica.

Los lóbulos frontales son la parte más evolucionada de nuestro cerebro, con lo que tomamos nuestras decisiones más conscientes. La meditación, en conjunto con una serie de ejercicios de respiración, te ayudará a mejorar tu calidad de vida. Fortalecerás tu sistema nervioso, inmune y tu capacidad de reaccionar voluntariamente a las emociones que se te presentan.

10 minutos de mindfulness por la mañana, 10 al medio día y 10 por la noche pueden cambiar tu vida. Tu forma de abordar situaciones tensas o de conflicto será diferente y serás más consciente de tus reacciones. Meditar te ayuda a conocerte mejor.

5. Toma un buen masaje.

Masaje Hawaiano
El masaje hawaiano de Ndikandií tiene propiedades relajantes y descontracturantes. Es una excelente opción para disfrutar un rato contigo mismo al tiempo que deshaces contracturas musculares.

No importa si es un masaje de media hora o de hora y media. Los masajes son formas naturales de dar alivio a una gran cantidad de males físicosy emocionales derivados del estrés. Nuestros parientes lejanos, los simios se acicalan y masajean unos a otros como una forma de convivencia y una manifestación de afecto.

Desde los antiguos egipcios hasta nuestros días, los masajes son una manera de decirle a nuestro cuerpo que merece estar en óptimas condiciones, que es digno y que lo que lo aqueja es pasajero.

El contacto físico otorgado por un masaje, además, libera endorfinas en nuestro cerebro como la dopamina y la serotonina que nos ayudan a alcanzar un estado de paz y relajación profundas, además de que fortalecen nuestro sistema inmune.

¿Ya te animaste a cambiar tu vida?

En Ndikandií estamos convencidos de que puedes rendir mucho más en tu trabajo, proyectos, vida de pareja y social si te encuentras bien. Nuestras soluciones de bienestar están a un clic de distancia o a una llamada, si lo prefieres.

Nuestro servicio de masajes a domicilio en México es nuestra forma de ayudarte a construir una mejor vida, una mejor sociedad y un mejor futuro para todos.

¡Contáctanos! o Reserva tu masaje hoy

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Ir arriba