Observar tu cuerpo en 5 sencillos pasos.

«¿Observar tu cuerpo?… ¡qué risa! ¡eso cualquiera lo puede hacer!».

En la era digital donde todo es rápido, inmediato y urgente, hay algunos conocimientos que se remontan a lo más antiguo de nuestra naturaleza que bien nos pueden ayudar a vivir mejor. ¡Aquí te contamos algunos!

Todo va bien en tu día: Te levantaste temprano, desayunaste pronto y no te quedaste horas en la ducha. Le ganaste al tráfico y parece ser que llegarás a tiempo a tu trabajo.

Así ha sido cada día desde que empezó el 2019 ¿verdad? Esos propósitos los has cumplido al pie. Es verdad que algunas veces se te han pasado: alguna golosina no planeada, un cafecito extra. Dentro de lo que cabe se puede decir que «te has portado bien» y empiezas a ver resultados en tu día a día.

Pero tu cuerpo no opina lo mismo.

¡Observar tu cuerpo es algo que no se te puede olvidar!

En medio de esa presentación de negocios, una punzada empieza a recorrer tu espalda desde la cadera. Parece que tienes un nudo en el hombro izquierdo. Hay algo que no te deja avanzar…

Te pasa en el cine cuando te quieres acomodar en los brazos de tu ser querido: el cuello no gira como debería ¿verdad?

Y ¿cuando te vas de antro?, qué te dice tu cuerpo con esos tacones de 15 cm? – No está muy contento que digamos, ¿o sí?

Observar tu cuerpo es algo de suma importancia para alcanzar tus objetivos. Ni la más férrea de las voluntades es capaz de hacer triunfar un cuerpo adolorido.

Observar tu cuerpo es fundamental para triunfar

Louis Boubeau

-Pero ¿Qué es eso de observar mi cuerpo?- te preguntas a ti misma. Hay veces en que lo obvio y lo evidente no son lo mismo.

«-Me veo todas las mañanas frente al espejo, me veo cuando me aseo, me veo cuando me visto, ¿qué es lo que estoy haciendo mal?-« Es cuando un pequeño dolor, una pequeña incomodidad nos avisan que algo no está del todo bien cuando podemos volver a nosotros antes de continuar.

1. Observar tu cuerpo a través de la respiración.

Respirar es una excelente forma de observar tu cuerpo. Es un consejo más que te damos en Ndikandií.
Foto de mujer creado por yanalya – www.freepik.es

Respirar es algo fundamental para nuestra vida. No hace mucho, veía yo un video blog en internet. Esos videos que te enseñan a hacer correctamente labores cotidianas que no siempre hacemos bien. ¿Los has visto? Te enseñan a cortar correctamente un jitomante, a abrir una naranja, a hacer percheros con material reciclado. ¡Son increíbles!

Leer los comentarios en las redes sociales a veces puede ser muy divertido. Una persona exclamaba: -¡Después de ver este video ya no sé si estoy respirando bien!-

¡Qué afirmación tan sincera!

Y tú ¿estás respirando bien? Una de las mejores manera de observar lo que tu cuerpo te quiere decir es deteniéndote un momento a respirar. Si no lo has hecho en un tiempo, te vas a sorprender al notar que no es tan fácil como suena.

Cuando intentamos concentrarnos en nuestra respiración, nuestra mente, por la ley de inercia, quiere ir a la misma velocidad a la que iba.

Inténtalo.

Trata de dejar de leer este post por 10 segundos solamente. Céntrate en tu respiración nada más.

  • 10
  • 9
  • 8
  • 7
  • 6
  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1

¿Qué tal te fue?

¿Verdad que tu mente se va a otras partes?

Eso es algo natural y nos pasa a todos. No tienes porqué preocuparte. Pero el objetivo de este artículo es recordarte que respirar es el soporte de la vida y, si no lo hacemos bien, es posible que haya otras muchas cosas que no hagamos bien.

Lo que hoy queremos es que un propósito más se sume a todos los que ya estás cumpliendo: Dedícale de 5 a 10 minutos de tu día solamente a respirar. Puedes hacerlo en la oficina, en tu cama al levantarte o en la mesa después de comer.

Cuando empieces a dedicar este tiempo a la respiración, notarás que hay muchas cosas que tu cuerpo y tu mente quieren decirte.

¿Estás dispuesto a escucharlas?

2. Observar tu cuerpo a través del lenguaje corporal

Nuestro lenguaje corporal yace en lo más profundo de nuestro subsconciente. Hay mucho que podemos aprender de nosotros mismos a partir de él. Si observas con atención, tan solo por un día, las posturas que tu cuerpo adopta durante tus actividades cotidianas, podrás descubrir cosas que quizás te sorprendera.

observar tu cuerpo
Foto de negocios creado por yanalya – www.freepik.es

Posturas abiertas

Cuando estás cómoda, cuando sientes confianza o cuando te sientes completamente segura, tu cuerpo se relajará y adoptarás posiciones abiertas: brazos holgados, piernas con las rodillas separadas; el cuello libre y la cabeza con la capacidad de ejecutar movimientos amplios.

Las posturas abiertas de origen inconsicente son adoptadas por tu cuerpo cuando te sientes segura de ti misma. Cuando confías en los que te rodean y cuando sabes que todo saldrá bien.

Posturas cerradas

Por otra parte, las posturas cerradas en tu cuerpo indican desconfianza, inseguridad y protección.

Observar tu cuerpo durante el día te puede ayudar a descubrir qué te estresa, quién te desagrada, qué situaciones te hacen sentir incómoda.

Quizás ni siquiera lo hayas notado y tus brazos se crucen sobre tu pecho automáticamente cuando tienes que hablar con tu jefe o con un compañero difícil de tratar.

Si tu mandíbula se tensa cuando te preguntan tu opinión, quizás sea algo de lo que no te guste hablar o sepas que lo que vas a decir no va a ser del agrado de los demás.

¿Qué te dice tu cuerpo sobre ti misma? ¿Lo has notado?

3. Observar tu cuerpo a través de su dolor.

Dolor de espalda
Foto de mujer creado por freepik – www.freepik.es

No es nuestra parte favorita. Lo reconocemos. Sin embargo es de lo más importante para conocerte mejor. Ni no observas los dolores de tu cuerpo y los dejas crecer, estos pueden convertirse en enfermedades complejas que pudieron ser detectadas a tiempo.

El dolor no es malo. Es parte de la naturaleza y también un elemento esencial de nuestra humanidad. Desde un pequeño dolor de cabeza hasta un insoportable calambre, el dolor nos cuenta lo que sucede en nosotros.

Muchas veces una contractura en el hombro izquierdo puede significar problemas con papá o con la autoridad. Una contractura en el lado derecho puede simbolizar una fuerte decepción emocional o una resistencia a aceptar algo que ha dolido.

De la misma manera, la gastritis, las dificultades para respirar o los dolores de espalda nos hablan de quiénes somos y de qué sentimos.

Observar tu cuerpo a través del dolor es algo que puedes hacer mientas respiras 5 o 10 minutos. También lo puedes hacer mientras te quedas dormida.

¿Tienes el valor de intentarlo?

4. Observar tu cuerpo a través de la meditación

Meditación
La meditación es un excelente método para detectar malestares físicos y emocionales.

Ya lo sabemos. Sueña extraño. En occidente no estamos acostumbrados a hablar de la meditación, sin embargo, no es algo difícil ni tampoco te requiere practicar alguna religión en específico. La palabra más amable para esta práctica la han desarrollado los sajones y la llaman «Mindfullness» o plenitud de mente.

Meditar es observar lo que sucede con tu cuerpo y tu mente sin reaccionar a ello. Es considerar cada pensamiento, cada emoción y cada sensación como si fueran nubes que cruzan el cielo de nuestra mente. Meditar es aprender a aceptarnos como somos sin juzgarnos a nosotros mismos.

La meditación te puede servir para aceptar y conocer tu cuerpo tal y como es. Esa llantita debajo del abdomen, el granito que salió en tu cara. El ruidito que hace tu rodilla cuando caminas con nervios. Todo es parte de lo que eres y es importante quererlo así.

5. Observar tu cuerpo a través de la energía que tiene.

Ndikandií - Bienestar en toda la extensión de la palabra Servicios de masaje a domicilio Spa a domicilio
La energía en tu cuerpo se restablece descansando. ¡No lo forces de más!

No nos referimos a energías cósmicas. Nos referimos a tu ánimo para hacer las cosas durante el día.

¿Te sientes cansada? ¿Agotada? ¿Desanimada? Observar tu cuerpo te darà la respuesta de forma inmediata.

O por el contrario… te sientes llena de energía y ánimos para comerte al mundo. Son consideraciones importantes a hacer todos los días y que te pueden ayudar a tomar decisiones sobre tu alimentación , tus rutinas de ejercicio o tu estilo de vida en general.

Ya lo haces bien. Quizás te sueles sentir llena de energía. Pero quizás no… tomar más agua, hacer algunos ajustes a la dieta o darte tiempo de calidad pueden ayudarte a restablecer tus ánimos para seguir adelante en el día a día.

Conclusión – Los beneficios: ¿Qué ganas al observar tu cuerpo con atención?

Lo mismo que un cambio pequeño en el curso de una embarcación puede causar una desviación de cientos de kilómetros en el océano, lo mismo pasa con las señales que nos da nuestro cuerpo. Hay muchas cosas que podríamos mejorar y quizás no lo hacemos por falta de atención.

¿Qué hay que mejorar? ¿Qué hay que cambiar? Si observas tu cuerpo, seguro que lo descubrirás y podrás hacer también los ajustes necesarios.

Una pista…

¿Sabías que al tomar un masaje puedes seguir estos 5 sencillos pasos de una sola vez y con gran calidad?

¡Por supuesto!

Revísalos de nuevo y lo verás:

Tu respiración profunda durante un masaje relajante.

Tu cuerpo reaccionando a las manipulaciones de la terapeuta.

Esos dolorcitos encontrando alivio durante tu masaje

Tu mente meditando sobre innumerables cosas al ritmo de la música.

Tu energía interior regresando al 100%

¿Ya te viste?

Regístrate hoy y recibe $250 MXN de descuento en la reserva de tu primer masaje a domicilio.

Comparte el código que te daremos con cada uno de tus amigos y recibe descuentos adicionales de $250 MXN cada vez que alguno de ellos se inscriba.

Puedes hacerlo aquí.

Consulta nuestra carta de masajes relajantes aquì.

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Ir arriba